Virgen del Rosario de Jabuguillo

Aracena



Hermandad de la Virgen del Santísimo Rosario, María Santísima de la Amargura y Ntro. Padre del Gran Poder.

Según los más mayores del lugar, la procesión de Ntra. Sra. del Rosario sale por las calles desde hace mas de 50 o 60 años, no recuerdan muy bien.

Lo viene haciendo años tras años, si el tiempo no lo impide, el segundo domingo del mes de Octubre, donde celebran su fiesta grande.


La segunda semana del mes empiezan con los preparativos de la fiesta para tenerlo todo listo, las celebraciones empiezan el sábado por la tarde con el Rosario cantado por los habitantes y los visitantes que se acercan recorriendo las distintas calles, entre los misterios cantan los campanilleros. La fiesta sigue con baile.




El domingo 10 de Octubre 2010, día grande en Jabuguillo, a las nueve de la mañana suena la diana, como todos los años, a cargo de la banda de música de Aracena y a las doce del medio día empieza la Misa-Función en la pequeña iglesia de la aldea presidida por la/el Mayordoma/o, que ese año le corresponde, otros miembro de la hermandad, autoridades del ayuntamiento y este año 2010 por primera y no será la última por la Hermandad de la Virgen del Rosario de Aracena.




Una vez terminada la Misa comienza la procesión recorriendo la mayor parte de las calles de allí, con todo el cortejo, el sacerdote que ha celebrado la misa, los lugareños, la banda de música y el cohetero.





La Virgen va llevada a hombro en parigüela por los hombres, voluntarios y fervorosos, que esperan su turno para cogerla, seguido de los devotos detrás del paso.

Aproximadamente a las tres de la tarde entra la Virgen en el templo y sigue la fiesta con comida y copas para recobrar las fuerzas y aplacar el hambre, haciendo que la espera hasta la siete de la tarde sea más llevadera cuando da comienzo de nuevo la música del baile.

Dada la cercanía del día 12 de Octubre, festividad del Pilar, los festejos y actos duran algunos días más.











Página web diseñada por Andrés Gómez Palacios y Pablo Murube Martín.

Colaboración de Ana María Palacios Romero.

©2008