Agradecimiento a Antonio Ignacio Gómez

Escultor y pintor





Esta pequeña sección esta dedicada a Antonio Ignacio, en agradecimiento por el cuadro regalado a esta Hermandad, un oleo de la Virgen del Rosario.

Escultor y pintor Antonio Ignacio Gómez nacido en Sevilla, el 21 de Enero de 1972.




Ese mismo año pasé a formar parte de un taller de imaginería situado cerca de la calle castellar, en el que permanecí dos años.

Cuando salí de este taller monté el mío propio en el que ahora trabajo. Me dedico a la pintura, en oleo y esculturas, tallas en madera policromada, desde hace más de diez años.



Su vocación por la talla de imágenes surgió a raíz de que le llevaran de pequeño al taller del maestro D. Luis Ortega Bru, ahí surgió mi inquietud por conocer los secretos de la talla en madera.

Mis encargos están repartidos por toda España, entre ellos las tallas de cuatro ángeles para la Hermandad de la Virgen del Rosario de Aracena. Estos angelitos tallados en madera de cedro y policromados de la Hermandad de la Virgen del Rosario de Aracena.

Los angelitos del año 2010, fueron adquiridos para ir en la parte delantera del Paso de la Virgen del Rosario.



Los Angelitos del año 2011, Adquirido por la Hermandad, representan dos componentes de los campanilleros, Coro que acompaña al Rosario de la Aurora desde varios centenares de año.





Uno de ellos lleva un cántaro de barro con una alpargata de esparto, situado al lado derecho del Paso de la Virgen.







El otro una sonaja, instrumento rustico artesanal hecho con una tabla fina de madera y tres tablas cruzadas en forma de cruz, con varias chapas de bebidas clavada con puntillas, situado en el lado izquierdo del paso.




En la pintura intento expresarme con el color más que con las forma. En la pintura al óleo empleo algunos simbolismo en mis cuadros, pero sin muchas pretensiones. Pretendo que el espectador sea el que interprete y le sugiera algún sentimiento de lo que está viendo de una forma directa y simple.










Página web diseñada por Andrés Gómez Palacios y Pablo Murube Martín.

Colaboración de Ana María Palacios Romero.

©2008