Adhesión de la Cofradía del Rosario a la Coronación Canónica de la Virgen del Mayor Dolor de Aracena

Para mayor Gloria de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo


Madre del Mayor Dolor: ¡Dios te salve, María!

Te saludamos con el Ángel: Llena de Gracia.

Rosa escogida del paraíso: El Señor esta contigo.

Te saludamos con Isabel: ¡Bendita tú entre todas las mujeres,

y bendito el fruto de tu vientre!

¡Feliz porque has creído a las promesas divinas! Rosario de Amores

¡Tú eres la Llena de Gracia, y el orgullo de nuestro pueblo, Aracena!

La Junta de Gobierno de la Primitiva, Ilustre, Dominica y Pontificia Cofradía del Señor San José y del Santísimo Rosario de Nuestra Señora, de la Ciudad de Aracena, unida a los Coros de Campanilleros y al común sentir de toda la ciudad y de sus aldeas, Te alabamos por los misterios de tu Santísimo Rosario como:

Hija Predilecta del Padre.

Te bendecimos, Madre del Verbo Divino.

Te veneramos, Sagrario del Espíritu Santo.

Te invocamos, Madre y Modelo de toda la Iglesia.

Te contemplamos, Imagen Sin mancha, realizada de la Esperanza de toda la Humanidad

Y te glorificamos con tu Hijo Santísimo para que bendigas a tu pueblo.

Por ser la luz que guía nuestros corazones, con el amor y con la devoción secular que todos los hijos de Aracena te profesan, nos adherimos a la PETICION DE CORONACION CANÓNICA de la Primitiva, Ilustre, Real y Pontificia Cofradía de Nazarenos de la Santa Vera Cruz, Santísimo Cristo de la Sangre y NUESTRA SEÑORA DEL MAYOR DOLOR, PATRONA DE ESTA CIUDAD, para mayor Alabanza Honor y Gloria de la MADRE Y REINA DE ARACENA.

La Hermandad de la Virgen del Rosario fue la primera en adherirse a la Coronación Canónica de la Virgen del Mayor Dolor.

En Aracena en el Santo Rosario de la Aurora del 28 de Octubre del año del Señor de 2007.

Fdo. D. Eduardo Nevado Romero.- Secretario
Vº. Bº. del Hermano Mayor
D. Diego Pérez Diajara


Fotografías donde las dos Hermandades se han encontrado en distintos eventos














Página web diseñada por Andrés Gómez Palacios y Pablo Murube Martín.

Colaboración de Ana María Palacios Romero.

©2008